El sorgo, el cereal al servicio de la salud

Pese a representar una excelente fuente de beneficios para la salud, el sorgo es un cereal un tanto desconocido para muchos; es oriundo de la India y de África central, sin embargo, su cultivo se ha extendido hacia el resto de los continentes.

¿Cómo consumirlo?

Respecto a su utilidad, puede ser bastante variedad, pues sirve para el consumo humano, como alimento para el ganado y hasta fabricación de bebidas alcohólicas. Adicional a su versatilidad, se caracteriza por ser una clase de cereal resistente en zonas áridas, haciéndolo ideal para cultivar en cualquier parte.

Lo que aportan sus vitaminas y minerales

El sorgo es un cereal que guarda bastante similitud con el maíz, y no se habla solo de su apariencia, sino también de sus aportes nutricionales; no obstante, en lo que concierne a aporte calórico, está por debajo, lo que se traduce a más energía por menos calorías. Asimismo, se destaca por su casi nulo contenido de grasas y su elevada cantidad de proteínas, lo que lo convierte en una buena alternativa dentro de la dieta de los deportistas al contribuir en la mejora y desarrollo de masa muscular de calidad.

Respecto a sus vitaminas, goza de contar con valiosas cantidades, destacándose las del grupo B y E, requeridas por el organismo para el mantenimiento en perfecto estado de los tejidos corporales. Por su parte, los minerales contenidos en el sorgo que tiene – entre ellos el hierro, el fósforo, el zinc y el calcio – junto con las altas dosis de fibra que proporciona, le confieren los atributos necesarios para ser un aliado invaluable para lograr una óptima salud.

Beneficios para el organismo

Apartando los evidentes valores nutricionales con los que este cereal cuanta, es una obligación recalcar las distintas funciones que ejerce sobre el organismo. Para empezar, el hecho de carecer de contenido de gluten, le hace ser ideal para la utilización y consumo de celiacos. A lo que se le suma su elevado poder astringente y homeostático, que le permite convertirse en una ayuda para alcanzar un mejor funcionamiento general del organismo.

Para las personas diabéticas

Cuando se trata de asimilar azúcar por parte del organismo, no hay mejor aliado que el sorgo, pues se encargará de absorber parte de la obtenida por medio de los alimentos para después ir paulatinamente liberándola en el organismo haciendo más lenta su asimilación. Esto implica un control de la cantidad de glucosa en sangre, que a su vez, repercute en una obvia mejora en la energía disponible durante el. De ahí, que es ampliamente recomendado en pacientes con diabetes.

¿Dónde encontrar este maravilloso  cereal?

Por desgracias, es difícil la tarea de comprar sorgo o productos derivados del mismo, al menos en supermercados. Sin embargo, su adquisición es posible en tiendas especializadas en nutrición o herbolarios, en los que bien se podrán encontrar productos terminados o los granos en bruto, para tener una buena opción a la hora de decantarse por un tipo de cereal y elaborar pan en casa.