Category: Información

Los beneficios del sorgo que no todos conocen

Los beneficios del sorgo que no todos conocen

El sorgo es un cereal que funciona muy bien como un alimento tanto para seres humanos como para el ganado; entre las sus particularidades está la de ser libre de gluten, lo que lo hace una alternativa segura al trigo. Su consumo, incrementa la ingesta de nutrientes ofreciendo numerosos beneficios para la salud gracias a un impecable perfil nutricional.

¿Por qué consumir sorgo?

Al contener magnesio y cobre, su consumo se torna a favor de la buena salud; el primero, es de gran ayuda en el mantenimiento del tejido óseo sano, además de la regulación de los niveles de calcio en el cuerpo; por su lado, el segundo actúa como estimulante del sistema inmunológico, promoviendo adicionalmente, el desarrollo en de glóbulos rojos.

En fusión, estos minerales cumplen un importante rol en el metabolismo asistiendo a las células en la producción de energía utilizable. Cada porción de sorgo tiene la ventaja de brindar el 58% de los requerimientos diarios de cobre y entre el 22% y 28% de magnesio para hombres y mujeres respectivamente.

Es rico en calorías y macronutrientes

Una porción de sorgo – correspondiente a ¼ de taza de granos secos – contiene 163 calorías, lo que equivale a 8% aproximado de lo necesario en una dieta de 2.000 calorías. Respecto a carbohidratos, esta misma porción contiene 36 gr en los que se incluyen 3 gr de fibra. Esta última, es la encargada de contribuir a la salud digestiva, así como convertirse en aliada para enfrentar enfermedades cardiovasculares controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Apoya al metabolismo

La inclusión del sorgo a la dieta diaria fomenta el consumo de hierro – de gran importancia en la función inmune – y niacina (vitamina B-3), necesarios para que el cobre y el magnesio, a estos favorezcan el funcionamiento óptimo del  metabolismo, debido a que el hierro contribuye a producir el combustible, mientras que la niacina descompone y metaboliza los alimentos en energía.

Asimismo, son de gran apoyo a la sana circulación del flujo sanguíneo. En términos específicos, la porción de sorgo le brinda al cuerpo 2,1 mg de hierro y 1,4 mg de niacina, representando el 12% y 10% correspondientemente de la ingesta diaria de cada uno dentro de una dieta balanceada.

Es sabroso y con versatilidad de maneras de consumir

El sorgo puede ser preparado de diversas formas, algunas de ellas son las siguientes:

Preparar alimentos horneados sin gluten, incluyendo wraps, panes, muffins y cualquier otro producto horneado, pues su suave sabor se presta para infinidad de recetas en las que se sustituya harina de trigo por harina de sorgo.

Cocina en agua, granos de sorgo entero para ser empleados como suplentes de otros granos, fusionándolos con trozos de las verduras que se prefieran y hierbas frescas para hacer una deliciosa ensalada en una vinagreta de zumo de limón; o verter un puñado en un tazón de sopa antes de servir. Claro, que no estará demás probar lo rico que queda cucharear frituras o guisos encimas de una generosa cama de granos de sorgo.

El sorgo y las ventajas que plantea para la salud

El sorgo y las ventajas que plantea para la salud

Existen un ingrediente ideal para combatir el estreñimiento, prevenir enfermedades cardiovasculares, arteriales e inclusive el cáncer. ¿De cuál se habla? pues de uno de los cereales olvidados por todos, que no es otro sino el sorgo.

El sorgo y las ventajas que plantea para la salud

Top 7 de beneficios para la salud que ofrece el sorgo

1. Favorece la digestión:

Gracias a su alto contenido de fibra dietética, el sorgo es un aliado de la buena digestión, no hay que olvidar esta representa un agente de carga al incorporarle volumen a las heces y contribuir a que se muevan con suavidad por el tracto digestivo, evitando la aparición de flatulencias, hinchazón, diarreas, dolor de estómago, y hasta prevenir el estreñimiento.

2. Anti-cancerígenos:

Derivado de su propiedad antioxidante, el sorgo es un coadyuvante en la eliminación de radicales libres lo que se traduce a estar frente a un anticancerígeno natural de gran eficiencia que evita que las células sanas del cuerpo se conviertan en células cancerosas.

3. Mejora la salud del corazón:

Como se mencionó al principio, el sorgo es rico en fibra dietética, encargada además de disminuir los niveles en el cuerpo del colesterol LDL o colesterol malo, lo que a su vez repercute en una merma de las probabilidades de vivir episodios de ataque cardiaco y padecer enfermedades arteriales.

4. Controlar la diabetes:

La descomposición de hidratos de carbono en azúcares simples puede volverse un enemigo silencioso cuando alcanza niveles excesivos, pues se incrementan los de glucosa en la sangre conduciendo en muchos casos a la diabetes, la buena noticia es que el sorgo contribuye a revertir esta tendencia al ser rico en taninos, enzimas encargadas de ayudar en la regulación de estos niveles, consiguiendo el equilibrio que evite padecer de picos o caídas repentinas que puedan provocar un shock diabético o cualquier otra complicación.

5. Adiós Gluten:

Ser celíaco es una condición delicada, se trata de una alergia al gluten que puede desencadenar graves consecuencias. La ventaja que ofrece el sorgo es la de sustituir perfectamente a la harina de trigo en la preparación de muchas recetas sin el riesgo de padecer de nauseas, inflamaciones o, en el peor de los casos – daño gastrointestinal.

6. Mejora la circulación:

Tocando el tema de los minerales, el sorgo se destaca por su amplio contenido de hierro y cobre; de significativo valor en el proceso de oxigenación de la sangre, lo que se traduce a mejoras en los tejidos, órganos  y músculos del  cuerpo. Asimismo, se acrecienta la producción de glóbulos rojos y mejora la fluidez en el torrente sanguíneo. Cabe recordar lo importante que es para evitar padecer  anemias.

7. Huesos fuertes:

Entre los minerales presentes en el sorgo está el magnesio, quien tiene la invaluable tarea de facilitar el incremento de absorción de calcio, que a su vez, promueve la salud de los huesos, al actuar en conjunto, incentivan la restauración y mantenimiento del tejido óseo, pudiendo acelerar la curación de piezas deterioradas y prevenir su envejecimiento prematuro, así como múltiples enfermedades entre ellas, la artritis y la osteoporosis.

El sorgo, el cereal al servicio de la salud

El sorgo, el cereal al servicio de la salud

El sorgo, el cereal al servicio de la salud

Pese a representar una excelente fuente de beneficios para la salud, el sorgo es un cereal un tanto desconocido para muchos; es oriundo de la India y de África central, sin embargo, su cultivo se ha extendido hacia el resto de los continentes.

¿Cómo consumirlo?

Respecto a su utilidad, puede ser bastante variedad, pues sirve para el consumo humano, como alimento para el ganado y hasta fabricación de bebidas alcohólicas. Adicional a su versatilidad, se caracteriza por ser una clase de cereal resistente en zonas áridas, haciéndolo ideal para cultivar en cualquier parte.

Lo que aportan sus vitaminas y minerales

El sorgo es un cereal que guarda bastante similitud con el maíz, y no se habla solo de su apariencia, sino también de sus aportes nutricionales; no obstante, en lo que concierne a aporte calórico, está por debajo, lo que se traduce a más energía por menos calorías. Asimismo, se destaca por su casi nulo contenido de grasas y su elevada cantidad de proteínas, lo que lo convierte en una buena alternativa dentro de la dieta de los deportistas al contribuir en la mejora y desarrollo de masa muscular de calidad.

Respecto a sus vitaminas, goza de contar con valiosas cantidades, destacándose las del grupo B y E, requeridas por el organismo para el mantenimiento en perfecto estado de los tejidos corporales. Por su parte, los minerales contenidos en el sorgo que tiene – entre ellos el hierro, el fósforo, el zinc y el calcio – junto con las altas dosis de fibra que proporciona, le confieren los atributos necesarios para ser un aliado invaluable para lograr una óptima salud.

Beneficios para el organismo

Apartando los evidentes valores nutricionales con los que este cereal cuanta, es una obligación recalcar las distintas funciones que ejerce sobre el organismo. Para empezar, el hecho de carecer de contenido de gluten, le hace ser ideal para la utilización y consumo de celiacos. A lo que se le suma su elevado poder astringente y homeostático, que le permite convertirse en una ayuda para alcanzar un mejor funcionamiento general del organismo.

Para las personas diabéticas

Cuando se trata de asimilar azúcar por parte del organismo, no hay mejor aliado que el sorgo, pues se encargará de absorber parte de la obtenida por medio de los alimentos para después ir paulatinamente liberándola en el organismo haciendo más lenta su asimilación. Esto implica un control de la cantidad de glucosa en sangre, que a su vez, repercute en una obvia mejora en la energía disponible durante el. De ahí, que es ampliamente recomendado en pacientes con diabetes.

¿Dónde encontrar este maravilloso  cereal?

Por desgracias, es difícil la tarea de comprar sorgo o productos derivados del mismo, al menos en supermercados. Sin embargo, su adquisición es posible en tiendas especializadas en nutrición o herbolarios, en los que bien se podrán encontrar productos terminados o los granos en bruto, para tener una buena opción a la hora de decantarse por un tipo de cereal y elaborar pan en casa.

El sorgo, un gran desconocido entre los cereales

El sorgo, un gran desconocido entre los cereales

Es normal que al escuchar la palabra cereal, se piense casi de forma instantánea en maíz, trigo o arroz, dejando por fuera a muchos otros de igual valor e importancia, entre ellos, el sorgo. Aunque su consumo se extiende por el mundo entero, la verdad es que es reducida la cantidad de personas que lo conocen, y más aun las que la incluyen en su alimentación.

El sorgo, un gran desconocido entre los cereales

Por lo general son los celíacos y diabéticos los que más lo utilizan debido a los evidentes beneficios que para ellos ofrece, ya que uno de los atributos que lo definen es el de carecer de contenido de gluten,  permitiéndole a los primero, disfrutar sin riesgo, productos que cada vez se hacen más habituales en supermercados marcados como “alimentos gluten free.

En el particular de los diabéticos, el sorgo contribuye a la mejor asimilación del azúcar por parte del organismo, esto se debe a que el propio cereal asimila parte importante de la ingerida con los alimentos, para liberarla de a poco hacia el organismo, logrado en este proceso, una mejoría en los niveles de energía y un control más eficiente de los niveles de glucosa en la sangre.

Aporte nutricional

Si bien anatómicamente hablado es mucho el parecido que tiene con el maíz, este cereal sabe marcar la diferencia en su aporte nutricional. En primera instancia, el sorgo se define como un cereal menos calórico respecto a lo que es el maíz, ¿qué quiere decir esto? que contiene menos hidratos de carbono, y por ende, brinda menor aporte energético.

Otra discrepancia se evidencia en la aportación de grasas y proteínas, de las primeras, se sitúa por debajo del maíz, mientras que en lo que concierne a proteínas presenta cantidades más elevadas, haciendo que sea perfecto para los deportistas que buscan un desarrollo muscular con músculo de calidad.

Vitaminas y minerales

Gracias a la presencia de vitamina B y vitamina E, el sorgo forma parte del grupo de alimentos que favorece el mantenimiento de tejidos corporales sanos. El contar con minerales como el zinc, el fósforo, el hierro y el calcio, y su inmenso aporte en fibra le permite destacar como aliado eficiente de un organismo en buen estado.

Por otra parte, con el consumo prolongado de este cereal, se podrá comprobar en poco tiempo la manara en la que irá mejorando el proceso digestivos, despidiéndose de molestias causadas por el estreñimiento, flatulencias, dolores estomacales y diarreas continuas.

Es la fusión de cada uno de esos nutrientes lo que consigue que el sorgo, tenga un impacto positivo para el corazón y la salud de los huesos, considerando que la fibra se encarga de disminuir en el organismo, la presencia de colesterol malo lo que lleva al mínimo las probabilidades de padecer de ataques cardiacos o enfermedades arteriales. El magnesio, contenido en el sorgo optimiza la absorción del calcio, lo que promueve la salud ósea. Esto no es todo, pues falta mencionar que ciertos antioxidantes presentes combaten eficientemente los radicales libres, transformándose en agentes anticancerígenos.

Cómo comer sorgo

¿Cómo comer sorgo?

Aunque para muchos suena desconocido o es de los cereales que poco se consumen, la verdad es que en ciertas partes del mundo, el sorgo es incluso más popular que el trigo. Esto se debe – en gran medida – a que se habla de un beneficioso cereal integral que fácilmente es incorporado con mucha versatilidad a la dieta con el particular de no contener gluten. Si ya despertó la curiosidad y se quiere aprender cómo cocinarlo y comerlo, se invita a continuar leyendo esta nota.

Cómo comer sorgo

¿Qué es exactamente el sorgo?

Conocido también como kafir, mtama, iowar, maicillo o kaoliang, se trata de un cereal con alto contenido de rico zinc, magnesio, calcio, hierro, fibra y antioxidantes naturales, que al igual que el maíz, requiere de obligatoria cocción, pues se habla de un grano firme que tiene que ser hervido en agua o caldo para lograr que adquiera una consistencia necesaria para poder comerlo.

El tiempo que demora su cocción, puede tornarse en una desventaja para los que no cuentan con mucha paciencia, debido a que por ser un grano integral toma bastante tiempo, sin embargo, bien valdrá la pena considerando  que es un alimento puro, sin proceso ni aditivos capaz de aportar vitaminas B y E, carbohidratos, diversos minerales y un poco de proteínas.

¡A tostar sorgo!

Al igual que con los granos de maíz, es posible pasarse por alto eso de hervir sorgo y comerlo mejor como una palomitas, es decir, tostarlos en una cacerola con un chorrito de aceite bien caliente, y esperar que en pocos minutos comiencen a inflarse para estar listos y dar paso a una nutritiva merienda.

Por ultimo está la alternativa de emplearlo bajo forma de harina, en este caso, no hay misterio alguno, se utilizará tal cual cualquier otro tipo, en infinidad de recetas en la que sustituye a la de trigo.

A comer sorgo

Un sinfín de ideas se podría plantear ahora mismo para empezar desde ya a comer sorgo; la primera sería que se viera como un simple sustituto del arroz, trigo burgol, cous cous, mijo o quínoa, pudiéndose aplicar cada una de esas intenciones para este cereal.

Un menú a base de sorgo

Un desayuno mañanero para cargar energía

Sabiendo preparar palomitas de sorgo con los simples pasos ilustrados arriba, lo que queda es endulzarlas y cubrirlas con un poco de leche de vaca o vegetal, para tener un delicioso plato sencillo y rápido con el cual comenzar el día.

Al mediodía risotto de sorgo

En este caso, el sorgo se cocina sobre una base de cebolla finamente picada y sofrita en un poco de aceite de oliva, como si se tratarse de arroz; acto seguido se incorporará el caldo para remover con frecuencia hasta reducir. Para agregar más sabor, se le pueden sumar unas setas, puré de calabaza, algo de espinaca o lo que se venga a la mente, el límite lo pone el chef.

Para la cena ensalada de sorgo

Cubos de tomate, lo verde de una cebolleta bien picada, aceitunas negras, generosa cantidad de perejil y sorgo hervido le dan vida a esta ensalada que se adereza con la mezcla de un poco de aceite de oliva, un toque de miel y el zumo de un limón.

Copyright 2020 © | Política de cookies | Sitemap