Aunque para muchos suena desconocido o es de los cereales que poco se consumen, la verdad es que en ciertas partes del mundo, el sorgo es incluso más popular que el trigo. Esto se debe – en gran medida – a que se habla de un beneficioso cereal integral que fácilmente es incorporado con mucha versatilidad a la dieta con el particular de no contener gluten. Si ya despertó la curiosidad y se quiere aprender cómo cocinarlo y comerlo, se invita a continuar leyendo esta nota.

Cómo comer sorgo

¿Qué es exactamente el sorgo?

Conocido también como kafir, mtama, iowar, maicillo o kaoliang, se trata de un cereal con alto contenido de rico zinc, magnesio, calcio, hierro, fibra y antioxidantes naturales, que al igual que el maíz, requiere de obligatoria cocción, pues se habla de un grano firme que tiene que ser hervido en agua o caldo para lograr que adquiera una consistencia necesaria para poder comerlo.

El tiempo que demora su cocción, puede tornarse en una desventaja para los que no cuentan con mucha paciencia, debido a que por ser un grano integral toma bastante tiempo, sin embargo, bien valdrá la pena considerando  que es un alimento puro, sin proceso ni aditivos capaz de aportar vitaminas B y E, carbohidratos, diversos minerales y un poco de proteínas.

¡A tostar sorgo!

Al igual que con los granos de maíz, es posible pasarse por alto eso de hervir sorgo y comerlo mejor como una palomitas, es decir, tostarlos en una cacerola con un chorrito de aceite bien caliente, y esperar que en pocos minutos comiencen a inflarse para estar listos y dar paso a una nutritiva merienda.

Por ultimo está la alternativa de emplearlo bajo forma de harina, en este caso, no hay misterio alguno, se utilizará tal cual cualquier otro tipo, en infinidad de recetas en la que sustituye a la de trigo.

A comer sorgo

Un sinfín de ideas se podría plantear ahora mismo para empezar desde ya a comer sorgo; la primera sería que se viera como un simple sustituto del arroz, trigo burgol, cous cous, mijo o quínoa, pudiéndose aplicar cada una de esas intenciones para este cereal.

Un menú a base de sorgo

Un desayuno mañanero para cargar energía

Sabiendo preparar palomitas de sorgo con los simples pasos ilustrados arriba, lo que queda es endulzarlas y cubrirlas con un poco de leche de vaca o vegetal, para tener un delicioso plato sencillo y rápido con el cual comenzar el día.

Al mediodía risotto de sorgo

En este caso, el sorgo se cocina sobre una base de cebolla finamente picada y sofrita en un poco de aceite de oliva, como si se tratarse de arroz; acto seguido se incorporará el caldo para remover con frecuencia hasta reducir. Para agregar más sabor, se le pueden sumar unas setas, puré de calabaza, algo de espinaca o lo que se venga a la mente, el límite lo pone el chef.

Para la cena ensalada de sorgo

Cubos de tomate, lo verde de una cebolleta bien picada, aceitunas negras, generosa cantidad de perejil y sorgo hervido le dan vida a esta ensalada que se adereza con la mezcla de un poco de aceite de oliva, un toque de miel y el zumo de un limón.